Brasil a escena, ¡Lula vencerá!

Artículo de Marta Martín para Mundo Obrero

 

El pasado 2 de octubre se celebró la primera vuelta de las elecciones en Brasil, que arrojó un resultado favorable para el expresidente Lula da Silva quien se impuso al actual presidente, el fascista Jair Bolsonaro, por un 48,4% frente a un 43,2%.

Para esta segunda vuelta Lula ha conseguido finalmente tejer alianzas con la senadora de Movimiento Democrático Brasileño, Simone Tebet, quien en la primera vuelta obtuvo 4,9 millones de votos, y con Ciro Gomes, candidato del Partido Democrático Laborista.

Como el propio Lula ha afirmado, es fundamental conseguir una alianza de todas las fuerzas democráticas para derrocar a Bolsonaro, y más tras el complicado mapa que arrojó la primera vuelta, donde la derecha aliada de Bolsonaro consiguió hacerse con 19 de los 27 escaños que ganaron en el Senado. Además, en la Cámara de Diputados la derecha se alzó con 99 de los 513 escaños disponibles. Muchos ministros bolsonaristas, como el exministro de Salud, Eduardo Pazuello -muy criticado por su gestión de la pandemia del Covid-19-; el exministro de Medio Ambiente, Ricardo Salles -conocido por desmantelar los órganos de control de delitos ambientales y por minimizar la deforestación de la Amazonia-; o el mismísimo juez Sergio Moro -principal colaboracionista en el proceso de lawfare contra Lula-, han sido reelegidos como diputados federales. Bolsonaro domina el Brasil profundo del centro-sur, frente al noreste que está del lado de Lula y el PT.

Nadie dijo que la tarea fuese fácil, ya que, ante la más que probable victoria de Lula el próximo 30 de octubre, el ex mandatario brasileño sabe que no será un mandato fácil ante un Brasil tan polarizado. Pero el triunfo del ex presidente será clave para que el eje progresista en América Latina se fortalezca. Si Lula desbanca a Bolsonaro del Palacio del Planalto la hegemonía de la izquierda latinoamericana se habrá consumado en la región.

La victoria de la democracia es altamente necesaria en un Brasil asolado y devastado por la inoperancia de un Bolsonaro que durante su mandato ha incrementado la brecha social en el país con la aplicación de políticas neoliberales.

Tras el triunfo de Lula la recuperación será muy larga y la única forma de superar al desastre Bolsonaro será rescatar la justicia social y volver a reconstruir el tejido social. Y eso solo será posible con Lula al frente del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *