Expo Feria Científica, Tecnológica e Industrial, una nueva etapa en las relaciones Irán-Venezuela

Geraldina Colotti

 

“Pronto, en los terrenos circundantes, y con la ayuda de la República Islámica de Irán y otros inversores, montaremos el primer Parque Científico Tecnológico de Venezuela, en las inmediaciones del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), y que estará sustentado por la Ley de Zonas Económicas Especiales para impulsar a la Revolución Bolivariana”. Así habló el presidente venezolano, Nicolás Maduro, durante la Exposición Científica, Tecnológica e Industrial Irán-Venezuela, que abrió sus puertas al público en el Poliedro de Caracas, entre el 16 y el 19 de septiembre.

Maduro suele declarar: “somos de verdad”. Significa que, como hizo Chávez, el gobierno cumple sus promesas, dando cuenta al pueblo de sus decisiones. Por ello, el presidente ha dispuesto incorporar al Consejo Superior de Economía a todos los sectores industriales y productivos del país, para la recuperación del parque industrial, para reactivar la producción nacional puesta contra las cuerdas por las medidas coercitivas unilaterales, para enfrentar las necesidades de consumo interno y avanzar en el proceso de exportación que genere divisas.

Los representantes de los 17 motores productivos de la Agenda Económica Bolivariana, en la elaboración del Plan Económico para el período 2022-2024 son, por tanto, invitados permanentes a un esfuerzo colectivo que, como lo reconocen organismos internacionales, está dando sus frutos, ya que la economía venezolana es la que más crecerá en el continente.

“Las puertas de Venezuela están abiertas a las inversiones”, dijo el mandatario en sus diversas intervenciones frente a los sectores productivos: a los que dio cuenta de los resultados de la gira “euroasiática”, realizada en junio para consolidar la posición del país -que posee los primeros recursos mundiales de petróleo, oro, etc.- en el escenario internacional. Un papel de importancia tanto económica como geopolítica, en el contexto del conflicto de Ucrania, que ve a Venezuela como un punto de equilibrio en la construcción de un mundo multicéntrico y multipolar.

Un papel destacado por el apoyo recibido por Venezuela frente a las medidas coercitivas unilaterales impuestas por Estados Unidos y sus aliados, contra cuya renovación Rusia, golpeada por medidas similares, ha alzado la voz. El subsecretario de Estado de EE.UU., Brian Nichols, de hecho declaró en el Senado su intención de intensificar las «sanciones» contra Venezuela si no se reanuda el diálogo con la oposición en México.

El viceministro para América del Norte, Carlos Ron, rechazó las amenazas al remitente y reiteró que Venezuela es un país soberano que no cede ante las presiones de ningún extorsionador. Ron denunció que, en su discurso, Nichols admitió que el secuestro del diplomático Alex Saab y el del avión de Emtrasur, bloqueado en Argentina, también como represalia contra algunos pilotos iraníes presentes, “son parte de la agresión contra Venezuela”.

El mandatario reiteró el mismo concepto en el marco de la Feria Científica, Tecnológica e Industrial, que marca una nueva etapa en las relaciones entre Caracas y Teherán, con la participación de 300 empresas venezolanas y 80 iraníes, de un total de 14.000 existentes en el país persa.

Desde los años de Chávez, Venezuela ha firmado más de 300 acuerdos de cooperación comercial, industrial, financiera, petrolera y de infraestructura con Teherán. En este caso, Irán asegurará el apoyo en la creación de un parque industrial, brindando asesoría en materia comercial, energética, sanitaria, tecnológica, científica, alimentaria y de transporte. Venezuela planea utilizar la experiencia iraní. Un país que, a pesar del bloqueo económico y financiero al que ha sido sometido durante cuarenta años, ha desarrollado de manera independiente la ciencia, la tecnología y la economía.

Maduro y el presidente iraní Ebrahim Raisi, quien asumió el cargo el 3 de agosto de 2021, se reunieron en 5 ocasiones, la más reciente en junio, durante la gira del presidente venezolano. La importancia de los encuentros bilaterales realizados en el marco de la Feria fue subrayada por la presencia de los vicepresidentes, Delcy Rodríguez (economía y finanzas) y Tareck el Aissami (Petróleo). Venezuela e Irán son fundadores de la OPEP. También estuvieron presentes el canciller, Carlos Faria, y el ministro de Transporte, Ramón Velásquez, considerando que los componentes de tractores y vehículos de alto rendimiento y bajo consumo serán importados de Irán, para ser ensamblados en Venezuela por la empresa VeneIran. También fue decisiva la intervención de la ministra de Ciencia y Tecnología, Gabriela Jiménez, quien acompañó a Maduro en su viaje a Irán en junio. Jiménez mostró a Maduro algunas de las máquinas automatizadas que se utilizan en el sector salud, subrayando que Irán es el país que ocupa el cuarto lugar a nivel mundial en el sector de la nanotecnología, y que podrá abastecer a Venezuela bajo los acuerdos firmados.

La ministra recordó luego el gran número de mujeres venezolanas presentes en los más altos niveles del sector científico, así como en Irán, en contraste con las bajas cifras presentes en los países capitalistas. Para la ocasión, el presidente leyó la lista de 16 estudiantes que, en el último año de bachillerato, aceptarán la invitación de la primera dama de Irán para realizar un curso de ciencia y tecnología. El primer grupo de adolescentes saldrá entre el 1 y el 10 de octubre.

Luego, refiriéndose a la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS), que se realizó en Samarcanda, Uzbekistán, con la participación de China y Rusia, el mandatario dijo: “El siglo XXI es el de la integración, del mundo multipolar, multicéntrico, a pesar de la arrogancia de EE.UU. Llegó la hora de los pueblos, de la cooperación, de la paz, del derecho a existir y a desarrollarse”, agregó, reafirmando el rol de Venezuela en esta perspectiva.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *