PSUV, un Congreso permanente para revolucionarlo todo

Artículo  de Geraldina Colotti

Nueve años después de la muerte física del Comandante, el 5 de marzo se inició tanto el V Congreso del PSUV como el IV de la JPSUV, que durarán todo el año, bajo el lema de las “3R.net”: Resistir, Renacer, Revolucionarlo todo. Una fórmula con la que el presidente Maduro resumió la estrategia de la revolución bolivariana hacia la transición al socialismo. Un desafío a realizar de aquí al 2030, bicentenario de la muerte del Libertador, para “hacer irreversible la revolución bolivariana”. Un proyecto que parte, en primer lugar, del plano económico, desde el cual se irradia el ataque multiforme del imperialismo sobre un país rico en recursos estratégicos para un capitalismo en crisis estructural que se concentra en nuevos sectores, imprescindibles para la “revolución digital”.

Un país no solo rebosante de petróleo y oro, sino también de otros minerales estratégicos, usable para los sectores más avanzados como la economía espacial. Las actividades organizadas por el PSUV en el pasado “febrero rebelde” también han leído en esta clave la gigantesca operación financiera puesta en marcha hace tres años con el megaconcierto en el puente Tienditas -uno de los tres pasos de Cúcuta a Venezuela- para enmascarar la invasión militar con el supuesto envío de «ayuda humanitaria». El multimillonario británico, Richard Branson, que lidera la multinacional Virgin, desembolsó 100 millones de dólares, para dar ejemplo a otros «donantes» y sumar otros 100 millones de dólares en 60 días.

Una intención nada humanitaria, considerando los intereses de Virgin Galactic en la región, y además que las plataformas para la donación de fondos “venezuelaaidlive.com” y “ayudaylibertad.com” provienen de la empresa colombiana LinkTic, contratista de la Fuerza Aérea Colombiana. Virgin Galactic ha invertido desde años en la economía espacial y los negocios de satélites, y ha estado planeando viajes espaciales para los superricos comenzando con la construcción de Spaceport America, activo en el desierto de Nuevo México. Se han reservado más de 600 vuelos, con precios entre $ 200.000 y $ 250.000, en 60 países, y otras operaciones comerciales ya están en marcha.

Que junto a las banderas de EE.UU y Colombia, los golpistas «vendepatria» y sus patrocinadores también han enarbolado la de ocho estrellas de la Venezuela bolivariana e incluido el mapa del Esequibo (rico en recursos estratégicos), también se puede leer en esta clave. Otro gran negocio desencadenado por esa operación fue el de las «donaciones» para los migrantes venezolanos, que vio y ve al gobierno colombiano como uno de los principales destinatarios.

Y con un paquete de propuestas económicas de las y los trabajadores, aprobado por el presidente Maduro, también se ha abierto el II Congreso de la clase obrera, que repercutirá en el del PSUV. Estas incluyen, además de mejoras salariales, el fortalecimiento de la economía digital y el establecimiento de un fondo soberano para la estabilización del salario. Propuestas que, dijo el presidente, deben hacerse realidad fortaleciendo la unión de la clase obrera con las comunas. En esto sentido, instó a “unir el socialismo productivo con una poderosa organización hacía adentro, sindical, una poderosa organización de los Consejos Productivos de los Trabajadores y Trabajadoras, a unir hacía adentro con el proceso del socialismo territorial de las comunas y de los consejos comunales”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.