Venezuela en el panorama político mundial

Edgardo Toro

 

La actualidad política mundial a junio 2021 ha demostrado ser un verdadero enigma. Por un lado tenemos el desarrollo continuo del Covid-19. Millones de personas continúan batallando contra el Coronavirus. El acceso a las vacunas ha resultado ser muy fácil para pocos y algo complejo para muchos. A la fecha, aún contamos con un porcentaje medianamente bajo de vacunación contra el Covid-19 en el mundo.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) creó el Mecanismo Covax para el acceso mundial a las vacunas contra la Covid-19 en colaboración con los asociados en la iniciativa sobre el acelerador del acceso a las herramientas contra la Covid-19. El Mecanismo Covax busca asegurar que la adquisición y la distribución de las vacunas contra la Covid-19 se lleve a cabo de forma equitativa.

Informó la propia OMS que puede llegar tomar años desarrollar vacunas eficaces, e incluso transcurrir un tiempo mayor antes de lograr que todos los que las necesitan puedan acceder a ellas. La labor que se está llevando a cabo en relación con las posibles vacunas contra la Covid-19 se ajusta a los mismos protocolos que se siguen con las demás vacunas, sin embargo, en vista de la acuciante necesidad de detener la pandemia, algunas de las etapas se están llevando a cabo en paralelo con el fin de acelerar el proceso.

Según la OMS el mecanismo Covax facilitará que se invierta rápidamente en el desarrollo de una gran variedad de vacunas experimentales; se amplíe la capacidad de fabricación; y se acelere la producción de vacunas antes de que tenga lugar el proceso de autorización, con el fin de que las vacunas puedan aplicarse sin demora una vez que se haya demostrado que son seguras y eficaces.

En la República Bolivariana de Venezuela la lucha contra la pandemia es frontal.

Desde su inicio, el Gobierno Bolivariano ha tomado medidas de despistaje masivos, incluyentes, con políticas preventivas que ha surtido un efecto positivo en la población venezolana. Hasta el momento tenemos un registro de:

  •  251.686casos
  •  2.829 fallecidos
  • 231.558 (92%)

Evidentemente, lamentamos las pedidas de vidas humanas, sin embargo, consideramos importante destacar las acertadas políticas implementadas por el Gobierno Bolivariano.

Por decisión del ejecutivo nacional se adoptó la decisión del plan 7 + 7, que consiste en una semana de radicalización y otra de flexibilización de la cuarentena. Esto ha permitido en medio de esta grave situación pandémica darle un respiro a la economía venezolana, tomando –evidentemente- todas las medidas de bioseguridad recomendadas por la OMS.

Arrancó el 30 de mayo de 2021 el plan masivo de vacunación, haciendo hincapié en los sectores prioritarios, como las personas de edad, con patologías graves, del sector sanitario y de los cuerpos de seguridad del Estado venezolano. Contamos para ello con el irrestricto apoyo de países aliados al Gobierno Bolivariano como lo son Cuba, China, Rusia, entre otros.

Importante es destacar que hemos contado con el apoyo de la OMS así como la Organización Panamericana de la Salud (OPS) que ha apoyado para que lleguen al país medicinas y vacunas para el pueblo venezolano a través del mecanismo Covax.

Medidas Coercitivas Unilaterales

Continúa el asedio político –sin precedentes- por parte del Gobierno de Estados Unidos y algunos gobiernos de la Unión Europea, a la República Bolivariana de Venezuela.

Continúa la aplicación de las criminales Medidas Coercitivas Unilaterales (MCU) al país, afectando evidentemente el libre ejercicio económico, lo cual ha impactado negativamente en el disfrute de los derechos humanos del pueblo venezolano.

El imperio pasó a una fase denominada “sobrecumplimiento” en la aplicación de las MCU. Es decir, que se sientan con mayor fuerza las mal llamadas sanciones en el pueblo venezolano.

Buscan agudizar la escasez de gasolina, gas y diésel que en la práctica afecta directamente el transporte de alimentos, medicinas y demás productos de primera necesidad. La afectación de los servicios públicos, importación de alimentos y medicinas, etc. Continúan millones y millones de dólares pertenecientes al Estado venezolano retenidos ilegalmente en bancos estadounidenses y europeos, sin ningún tipo de justificación legal. El principal motivo es presionar un cambio de régimen político en Venezuela.

Sin embargo, hasta la fecha, la pretensión imperial estadounidense ha resultado ser todo un fracaso. El Gobierno Bolivariano continúa batallando en defensa de nuestra soberanía como un país libre, soberano e independiente y demostrando al mundo que a pesar de la criminal política de asedio contra el pueblo, con voluntad, dignidad y patriotismo se puede luchar y derrotar a los gringos… Los vietnamitas, cubanos, iraníes, entre otros, son el vivo ejemplo de dignidad y victoria de los pueblos ante las pretensiones hegemónicas de dominación imperial.

Realmente, luego del cambio de Gobierno en Estados Unidos, pensamos que la política de guerra hacia Venezuela cambiaría o disminuiría sustancialmente… pero resulta que no es así.

El 20 de enero de 2021 asumió la Presidencia de ese país el “demócrata” Joe Biden, quien derrotó al supremacista y racista Donald Trump.

Si bien es cierto que resultó un alivio, no sólo para Venezuela sino para el mundo entero, el no tener en la Casa Blanca al señor Trump, no es menos cierto que el señor Biden –por ahora- no representa un cambio en la política bilateral hacia Venezuela.

En la actualidad, el manejo de la política bilateral desde la administración de la Casa Blanca hacia la Revolución Bolivariana continúa siendo hostil. Conocemos de larga data la trayectoria del presidente Biden quien estuvo al frente de operaciones militares e invasiones estadounidenses en los diferentes cargos que ha asumido, dentro de los cuales se destaca las criminales invasiones a Irak y Libia, entre otros.

Bajo ese contexto, ha tocado fortalecer tácticas de combate y resistencia, para garantizar al pueblo venezolano la mayor suma de felicidad posible. Estratégicamente se ha logrado fortalecer lazos de cooperación y alianzas políticas con países poderosos como China, Rusia e Irán, que conjuntamente con países hermanos del ALBA-TCP hemos conformado un verdadero frente de resistencia mundial ante la política imperial y hegemónica de Estados Unidos y algunos países europeos con delirios de colonizadores.

En este aspecto, las políticas tomadas por el Gobierno Bolivariano promoviendo el diálogo y la cordura política tanto a escala nacional como internacional, han resultado positivas, permitiendo demostrar al mundo la realidad de lo que ocurre en Venezuela, las principales causas que han afectado a la economía y quienes son los verdaderos promotores del caos.

Es decir, el Gobierno Bolivariano sigue demostrando el alto nivel diplomático en la esfera internacional, en estricto apego a los principios del derecho internacional de respeto a la soberanía, el derecho a la autodeterminación de los pueblos, la no injerencia en los asuntos internos de los Estados y la integridad territorial.

Situación Latinoamérica

La Región latinoamericana se encuentra envuelta en un mar de cambios geoestratégicos. Para nadie es un secreto los fuertes movimientos sociales de resistencia en países gobernados históricamente por las élites políticas de derecha, como es el caso Chile, Colombia, Perú, etc.

Movimientos que claman justicia. Movimientos que luchan por la democratización de la política en sus respectivos países. Por una educación justa y equitativa, en igualdad de condiciones y oportunidades. Por una salud gratuita y con acceso para todos.

Estos movimientos sociales han dado el gran paso para enterrar –definitivamente- lo que queda del autodenominado “Grupo de Lima”. Grupo que tenía la instrucción de Washington de satanizar en el exterior y por la vía diplomática a la Revolución Bolivariana. Responsabilidad que le quedó demasiado grande a esos pseudo gobernantes de derecha.

Con respecto a Colombia. Nuestra hermana y amada Colombia. País con el que compartimos una extensa frontera de 2.219 kilómetros. Desafortunadamente continuamos enfrentando diferentes flancos. Por un lado, el paramilitarismo, el cultivo, siembra y tráfico de drogas, que afecta directamente la tranquilidad y la paz en la frontera entre Venezuela y Colombia. Por el otro, la continua formación y arquitectura de golpes de Estado contra el legítimo gobierno venezolano, financiado por el Gobierno colombiano, que busca generar el caos y la desestabilización en la patria de Bolívar y Chávez.

Evidentemente apoyados por las administraciones estadounidense, quienes -a ciencia cierta- conocen la realidad sobre el alto cultivo de drogas que existe en Colombia y que se trafica hacia Estados Unidos de América, quien es su principal cliente.

Obviamente, en el 2021 hemos atravesado situaciones complejas en la zona fronteriza con el hermano país. Como siempre, las autoridades colombianas en desconocimiento pleno de la política venezolana no colaboran en la lucha contra factores irregulares que hacen vida en esas áreas.

Afortunadamente, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana ha tomado con decisión, seriedad y firmeza el control de las zonas fronterizas del país. Sin embargo, es un tema que está muy latente y que pone en riesgo la estabilidad de la Región.

Recordemos que desde todo el mandato del señor Duque se han perpetrado hechos violentos que buscan socavar la soberanía del Estado venezolano, como los constantes, reiterados y frustrados ataques y magnicidios, firmados y financiados desde el Gobierno colombiano.

El tema migratorio, otro gran desafío para el Gobierno venezolano. En este ámbito el Gobierno ha puesto en marcha el llamado “Plan vuelta a la Patria”. Continúa siendo un Plan Humanitario de alto nivel político que refleja al mundo entero que el ser humano está en el centro de toda política del Gobierno Bolivariano que pone a disposición, de manera gratuita, de venezolanos y venezolanas en el exterior aviones de la aerolínea Conviasa para que regresen a la patria y abandonen aquellos países donde Gobiernos irresponsables han promovido el racismo, la discriminación racial, la xenofobia y otras formas conexas de intolerancia.

El Congreso Bolivariano de los Pueblos

Venezuela llega a los 200 años de aquella histórica Batalla de Carabobo que selló  nuestro sólido movimiento independentista del imperio español.

Nada más placentero para quienes día a día aportamos nuestro granito de arena por ver a nuestra patria Bolivariana libre, soberana e independiente, que lleguemos a esta importante fecha bicentenario, bajo la conducción política de un Gobierno Bolivariano y patriota.

Un Gobierno que ha sido capaz de luchar bajo todas las adversidades contra las políticas neocolonialistas de estos tiempos y que en medio del fragor de esta necesaria batalla, llegue el bicentenario de la batalla madre de nuestra independencia.

Momento propicio para demostrar al mundo de que está hecho el heroico y valiente pueblo venezolano, que a pesar de la guerra decretada por los factores de poder mundial, seguimos en pie de lucha en resguardo de los intereses de la patria.

Durante 4 días se llevaran a cabo una serie de actividades conmemorativas al bicentenario de la Batalla de Carabobo, reivindicando de esta manera nuestra legítima independencia y la lucha por un mucho más justo y equitativo para todos y todas.

 

Web PSUV

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *