El Parlamento Vasco se atrinchera en el trumpismo contra Venezuela

Este 18 de febrero el Parlamento Vasco aprobó una proposición no de ley contra Venezuela que presentaron conjuntamente PNV y PSE, y que contó con el apoyo de PP y Vox. Los dos grupos de izquierda, Euskal Herria Bildu y Elkarrekin Podemos-IU votaron en contra.

El texto desconoce entre mentiras las elecciones del pasado 6 de diciembre y habla de las condiciones de vida de la población venezolana, pero en ningún momento menciona las criminales e ilegales sanciones contra Venezuela ni el robo de activos que afectan a todo el pueblo, lo cual es de especial gravedad en el contexto de la pandemia.

El PNV, un clásico en la defensa del golpe de estado contra Venezuela y quienes con más ahínco insisten en reconocer a Guaidó incluso después de Trump, no se salió del guión habitual y su portavoz Iñaki Agirre repitió las mismas mentiras sobre «represión» y «falta de democracia». Llegó incluso a hacer una comparación disparatada con Colombia al lanzar acusaciones que no aguantan un mínimo contraste con la realidad. Por su parte, el PSE, lejos de optar por una postura digna como la del expresidente Rodríguez Zapatero, se volcó en un discurso al estilo de Felipe González. Llegando incluso su portavoz Txarli Prieto a acusar al gobierno venezolano de utilizar elementos de tortura que al enumerarlos coinciden exactamente con los mismos que se utilizaban de forma sistemática en Intxaurrondo o La Salve durante los gobiernos de su propio partido bajo la presidencia de Felipe González. Tanto PNV como PSE hicieron mención a la situación económica, pero sin mencionar en ningún momento su responsabilidad al legitimar las sanciones, el bloqueo y el saqueo que promueven contra Venezuela.

El Partido Popular se sumó a la iniciativa del PNV y PSE tratando de añadir una enmienda que reconociera la Asamblea Nacional que finalizó su periodo y al delincuente Juan Guaidó, lo que fue desestimado incluso por los mismos promotores y contó sólo con el apoyo de la extrema derecha.

Sin embargo no fueron las voces de la derechas las únicas en hacerse notar, ya que los grupos de EH Bildu y Elkarrekin Podemos-IU rechazaron esta propuesta con sus votos en contra. Desde EH Bildu Oihana Etxebarrieta en primer lugar denunció que PNV-PSE trajeran las elecciones venezolanas a dos meses y medios de su celebración y que además lo hicieran en vez de hablar de las vacunaciones irregulares, del paro, de la precariedad laboral, o del Covid. Apuntó Oihana que además lo hacen en unos términos que ya nadie utiliza y que tildó de anacrónicos, y no para aportar en positivo al país, puesto que ni siquiera tienen esa intención. Planteada esa proposición en unos términos que niegan cualquier tipo de diálogo entre los diferentes grupos, tampoco parece que esté pensaba para servir de alguna manera al país. Denunció seguidamente la portavoz de EH Bildu las sanciones contra Venezuela de las diferentes administraciones de los EE.UU y que se mantienen bloqueados activos que pertenecen al país. Hizo mención al informe preliminar de  la relatora especial de la ONU Alena Douhan, que también citó el portavoz de Elkarrekin Podemos-IU.

Durante su intervención, Iñigo Martínez Zatón, portavoz de Elkarrekin Podemos-IU, denunció también los términos en los que se presenta la proposición. Denunció la responsabilidad de las sanciones económicas y el bloqueo impuesto de forma unilateral e ilegal por los EE.UU y la Unión Europea. Aseguró que en las elecciones que pretende desconocer la proposición tomaron parte todos los partidos que quisieron, tanto de la oposición como de una izquierda crítica, y que estos comicios cuentan con toda la legitimidad. Recordó que a las elecciones del 6 de diciembre asistieron cerca de 2000 veedores de 34 países y que si la UE no asistió fue por la negación explícita de Borrel, y reconoció la legitimidad que otorga su grupo a la Asamblea Nacional resultante de esos comicios. Mencionando la «transición democrática» que plantea la proposición, criticó que se tratara de dejar fuera de la vida a la fuerza política mayoritaria, indicando que Elkarrekin Podemos-IU propone un diálogo amplio para alcanzar acuerdos y mutuo reconocimiento, invitando a dejar atrás la idea de transiciones orquestadas desde el extranjero. La ausencia de la denuncia de las sanciones en la proposición fue recordada por Iñigo Martínez, y citó el informa de la relatora especial de la ONU Alena Douhan, recordando las sanciones que impiden la importación de alimentos al país y que dificultan la compra de recursos como vacunas para combatir el Covid. Finalizó su intervención reiterando su reconocimiento a las elecciones del 6 de diciembre y su rotunda condena a las sanciones y sus promotores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *