Condenas y excepciones

Koldo Campos, escritor
Originalmente publicado en Naiz.info

 

Son condenables y merecen el rechazo general las algaradas en las calles, la barbarie, el vandalismo, el caos, la quema de contenedores y vehículos, el saqueo de tiendas y comercios, los incendios de oficinas públicas… excepto en Venezuela.

Son condenables y deben ser reprimidos sin contemplaciones los atentados contra las fuerzas del orden, quemar vivos a los opositores, asesinar fiscales del Estado, el terrorismo en cualquiera de sus formas, los golpes de Estado… excepto en Venezuela.

Y son condenables y merecen el repudio de toda la ciudadanía los instigadores y autores de todas las conductas violentas y homicidas porque toda violencia es mala, y lo es siempre, venga de donde venga, en cualquier circunstancia… excepto en Venezuela, donde los gobiernos vasco y español pueden exculpar y justificar a los violentos, ignorar sus crímenes, financiar y proteger a sus líderes, ayudarles a huir de la justicia de su país, pueden darles asilo, reconocerlos como presidentes aunque nunca hayan pasado por las urnas o aunque las urnas los hayan desmentido, pueden recibirlos con todos los honores a la sombra del árbol de Gernika y a los acordes del himno vasco a los Leopoldo López, Guaidó y demás vulgares ladrones, matones y asesinos.

Es lo que tiene cotejar el suelo ético de la hipocresía con el Puto Negocio Vasco.

(Preso politikoak aske)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.