¡IMPRESENTABLES! Diputados de la derecha española usan la Asamblea Nacional para amenazar a Venezuela

Este martes varios diputados españoles del derechista Partido Popular montaron su espectáculo en la Asamblea Nacional en desacato al realizar declaraciones de claro carácter injerencista. Se trata de los diputados José Ignacio Echániz, Belén Hoyo, Valentina Martínez Fierro y el senador Javier Maroto, este último conocido en su ciudad de origen por su discurso racista y xenófobo.

Llegaron por invitación del autoproclamado Guaidó, y no dudaron en aprovechar la tribuna para mostrar respaldo a la marioneta. Sin embargo cruzaron todas las líneas rojas cuando además dedicaron sus intervenciones a insultar a algunos asistentes, señalar con el dedo y amenazar con sanciones a la bancada del Bloque de la Patria, desde donde le recriminaron su intolerable actuación.

El diputado Julio Chávez intervino en nombre del Bloque de la Patria en respuesta a la intervención injerencista de los parlamentarios españoles, recordándoles que han pasado más de 200 años que Venezuela se libró del último reducto de colonialismo español. «Váyanse con su injerencismo a ponerse de acuerdo con los que gobiernan España» les dijo Chávez para que atiendan primero los asuntos de su propia casa. Además añadió, por si no les había quedado claro, que ellos no pueden imponer absolutamente nada al pueblo de Venezuela: «Aquí la Patria de Bolívar y Chávez se respeta carajo».

También el diputado Hugbel Roa mostró su frontal rechazo a la petición de los representantes de la derecha española de aumentar el asedio contra Venezuela, haciéndoles saber que tras 200 años de librarse del colonialismo español  «a Venezuela nadie le va a dar lecciones de democracia. Venezuela es soberana» y que existe un pueblo decidido a defender la Revolución Bolivariana. «Parlamentarios extranjeros que vienen a la Asamblea Nacional a pedir sanciones y asedio contra Venezuela. ¡Aquí hay un pueblo digno que resiste y se restea con Nicolás Maduro» dijo Hugbel Roa.

Ese grupo de parlamentarios, llegado como parte de una operación de la derecha nacional e internacional para agravar la situación económica, política y social en Venezuela, pocas lecciones de democracia pueden dar. Cabe destacar que Javier Maroto, cabecilla de esa banda, tuvo que empadronarse en Segovia para poder salir electo porque por su circunscripción, la provincia vasca de Araba, su partido no ha logrado ni un solo escaño. No en vano en su ciudad, mientras fue alcalde, contó con un rechazo mayoritario debido a la campaña racista y xenófoba que lanzó, llegando ser popularmente apodado por sus vecinos con el apelativo de «Tontolnabo».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *